jueves, 17 de marzo de 2011

BODAMARROQUI El rito de la boda es muy diferente según las diversas culturas que pueblan el mundo. Marruecos es una de esas culturas en donde el simbolismo toma una importante relevancia a la hora de realizar la ceremonia. Al igual que en otras épocas de nuestra cultura, Marruecos mantiene antiguas tradiciones en las que el tiempo no parece haber pasado y donde la importancia que se le da al rito es verdaderamente insuperable. El colorido, los bailes y la gastronomía son algunos de los condimentos esenciales de toda boda marroquí. Uno de los aspectos más peculiares es cómo se implica toda la familia tanto en los preparativos como en la boda en si misma. La importancia entonces de la unión de dos familias es quizá el hecho fundamental de toda boda en Marruecos. Pare ello se llevan a cabo diferentes procesos hasta llegar a la boda. Los Haman, por ejemplo, son baños en los que tanto mujeres como hombres de la familia tienen que concurrir antes de la boda. Durante siete noches seguidas, la novia deberá asistir a un Haman para purificarse con el agua. Los procesos y detalles que se realizarán antes de la boda, sobre todo en la mujer, apuntan a la ruptura de la vida anterior para llegar a la madurez a través del matrimonio. Para ello, modistas, cocineras, peluqueras, maquilladoras, bordadoras y decoradoras, estarán dispuestas al cien por cien en el cuidado y belleza de la novia. La noche de la boda, es costumbre que los amigos del novio rapten de manera simbólica a la novia y la lleven a la casa de los suegros. Se recibe a la novia con todos los honores y entonces el novio lee unas frases del Corán y luego besa a su novia en la frente. Luego, la suegra entrega a la novia una bandeja de dátiles con leche, en señal de bienvenida. Más tarde se empiezan a servir BODAMARROQUI El rito de la boda es muy diferente según las diversas culturas que pueblan el mundo. Marruecos es una de esas culturas en donde el simbolismo toma una importante relevancia a la hora de realizar la ceremonia. Al igual que en otras épocas de nuestra cultura, Marruecos mantiene antiguas tradiciones en las que el tiempo no parece haber pasado y donde la importancia que se le da al rito es verdaderamente insuperable. El colorido, los bailes y la gastronomía son algunos de los condimentos esenciales de toda boda marroquí. Uno de los aspectos más peculiares es cómo se implica toda la familia tanto en los preparativos como en la boda en si misma. La importancia entonces de la unión de dos familias es quizá el hecho fundamental de toda boda en Marruecos. Pare ello se llevan a cabo diferentes procesos hasta llegar a la boda. Los Haman, por ejemplo, son baños en los que tanto mujeres como hombres de la familia tienen que concurrir antes de la boda. Durante siete noches seguidas, la novia deberá asistir a un Haman para purificarse con el agua. Los procesos y detalles que se realizarán antes de la boda, sobre todo en la mujer, apuntan a la ruptura de la vida anterior para llegar a la madurez a través del matrimonio. Para ello, modistas, cocineras, peluqueras, maquilladoras, bordadoras y decoradoras, estarán dispuestas al cien por cien en el cuidado y belleza de la novia. La noche de la boda, es costumbre que los amigos del novio rapten de manera simbólica a la novia y la lleven a la casa de los suegros. Se recibe a la novia con todos los honores y entonces el novio lee unas frases del Corán y luego besa a su novia en la frente. Luego, la suegra entrega a la novia una bandeja de dátiles con leche, en señal de bienvenida. Más tarde se empiezan a servir BODAMARROQUI los manjares de la boda y la fiesta tiene comienzo.los manjares de la boda y la fiesta tiene comienzo. Aunque el alcohol está prohibido la alegría de la fiesta no pierde ni un ápice de color y diversión. Durante casi tres días los marroquíes viven la celebración de un nuevo enlace, comiendo sobre todo sabrosas pastas dulces que preparan las cocineras. Más tarde se sirven exquisitas tayins donde todos comen de las mismas fuentes. Los bailes tradicionales no faltan a la ocasión, y son generalmente brindados a la novia, cuyo protagonismo en la boda es evidente. Durante los festejos, las casas se suelen abrir para todos los amigos que deseen presenciar la felicidad de la familia por este nuevo evento. Los marroquíes son hospitalarios por naturaleza, sobre todo en una boda que implica el crecimiento de la familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada